Las claves de la traducción del «packaging»

30/09/2020

Comentarios

En esta entrada del blog queremos hablaros de un proceso de traducción algo particular: la traducción del packaging. Para analizar este tipo de encargos, vamos a tener en cuenta dos aspectos fundamentales —la forma y el contenido—.

Cuando trabajemos el contenido, debemos tratar de adaptar el lenguaje que utilicemos al tono y forma de comunicación de la empresa para la que estamos traduciendo, sin olvidar nunca la manera en la que ese sector se comunica con su público objetivo (el famoso target) en el país de la lengua meta. Es muy importante poder utilizar distintos registros según corresponda y mostrar con la elección del estilo y el vocabulario lo que nuestro cliente quiere decir y cómo lo quiere decir (no es lo mismo la forma en la que comunica una marca de ropa clásica dirigida a un público adulto que la de una firma de moda joven).

En cuanto a la forma, debemos tener en cuenta todas las convenciones formales del país de la lengua de destino, ya que el lector va a leer ese texto dentro del esquema mental preestablecido en el que se desarrolla habitualmente ese tipo de comunicación. Esto quiere decir que, cuando vemos un DNI, por ejemplo, vamos a buscar la foto a la izquierda, el nombre y apellidos a la derecha, además de una serie de datos que esperamos encontrar en ese documento porque todos los DNI contienen la misma información distribuida de la misma forma.

Cuando nos enfrentamos a la traducción de un packaging, la forma adquiere un papel casi protagonista, por lo que debemos ceñirnos al máximo a esas convenciones sociales establecidas para que el producto pueda encajar en la cultura meta (a no ser que, por razones de marketing, el cliente nos solicite utilizar un formato determinado).

Primero, debemos llevar a cabo un trabajo de investigación muy exhaustivo en el país de la lengua de destino para ver y entender cómo se vende ese producto cuyo packaging estamos traduciendo (o incluso transcreando). A continuación, analizaremos el packaging original para poder ver las diferencias formales que pueda haber entre ese formato y los formatos del país de destino. Finalmente, con toda la información recogida (visual en muchos casos), ya estaremos listos para poder comenzar nuestro encargo y poder entregar al cliente un producto con la máxima calidad. En ocasiones, es posible que sugiramos algunos cambios o adaptaciones en el formato o la distribución del texto. Otras veces, será solo cuestión de traducir el texto, porque las convenciones formales de ambas culturas serán muy parecidas.

Es posible que algunos de vosotros os estéis preguntando si realmente es necesario todo este esfuerzo, si no sería labor del departamento de marketing del cliente el hacer esa investigación y darnos ya el texto adaptado a la forma que deba tener. Probablemente esto fuese lo más conveniente, pero, si no nos dieran esta información de antemano, todo el proceso que llevamos a cabo es una forma de dar un valor añadido al cliente y de diferenciarnos de la competencia, y eso es fundamental si queremos tener éxito como traductores.

 

Artículos Relacionados

La transcreación de «taglines», eslóganes y «claims»

La transcreación de «taglines», eslóganes y «claims»

¿Qué es lo que hace que «Saborea la sensación» se acabe convirtiendo en «Siente el sabor»? ¿O que «El placer de conducir» pase a ser «¿Te gusta conducir?»? ¿O que Adidas o Nike decidan dejar sus taglines (Impossible is nothing y Just do it) en inglés y no traducirlos...

0 Comments

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest